top of page

Economía Circular: Redefiniendo el futuro de la sostenibilidad

Seguramente has escuchado el término “Economía Circular”, pero, sabes realmente ¿A qué nos referimos cuando se emplea este concepto?, se entiende como un modelo de producción y consumo que conlleva acciones para extender el ciclo de vida de los productos y reducir considerablemente los residuos generados, es decir, esta propuesta busca reconfigurar el modelo económico actual lineal (extracción, fabricación, utilización y eliminación), basándose en el principio de “cerrar el ciclo de vida” optimizando el uso de recursos, convirtiendo inclusive los residuos en materias primas.


En este sentido, la economía circular es un sistema regenerativo que prioriza generar impactos positivos y no solo reducir los negativos, desvincula la actividad económica del consumo de recursos finitos e invita a repensar la forma en la que se diseñan productos, procesos y modelos de negocio, basándose en principios clave, tales como:

  • El rediseño de productos con materiales durables y reparables.

  • Reducir el uso de energía, materiales vírgenes y otros recursos durante el proceso productivo.

  • Reintroducir en el circuito económico aquellos productos que ya no corresponden a las necesidades iniciales de los consumidores.

  • Los residuos se convierten en recursos para la elaboración de nuevos productos.

  • Considerar los impactos medioambientales a lo largo del ciclo de vida de un producto e integrarlos desde su concepción.

  • Optimizar el flujo de materiales, energía y servicios, para eficientar el uso de los recursos.


La Fundación Ellen MacArthur, es una organización comprometida con el desarrollo y promoción de una economía circular, crea investigaciones basadas en evidencia sobre los beneficios de una economía circular y cómo contribuye a resolver desafíos importantes como el cambio climático.


Dentro de las herramientas desarrolladas por la Fundación, se encuentra un marco denominado “ReSOLVE”, el cual se compone de seis dimensiones, acciones u oportunidades: Regenerar (Regenerate), Compartir (Share), Optimizar (Optimize), Cerrar el ciclo (Loop), Virtualizar (Virtualize) e Intercambiar (Exchange), que pueden adoptar las organizaciones y los gobiernos para la transición a la economía circular, suponiendo un cambio sistémico en los modelos de producción y consumo de productos y servicios innovadores.







 

¿Cómo puede contribuir la economía circular a desacelerar la crisis climática a nivel global? De acuerdo con un informe del Banco Mundial, para el año 2050 los residuos a nivel mundial crecerán un 70% con respecto a los niveles actuales si no adoptamos medidas inmediatas para impulsar su reducción y circularidad.

Acelerar la transformación de nuestro sistema productivo y de consumo hacia una economía más circular generaría beneficios importantes para el medio ambiente, la economía y la sociedad.


En materia ambiental, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y de residuos generados, contaremos con suelos más saludables, se reduciría el consumo de energía, agua y recursos naturales con el diseño de productos más eficientes y sostenibles, puesto que más del 80% del impacto ambiental de un producto se determina durante la fase de diseño, por mencionar algunos. En el ámbito económico y social, estimulando la competitividad y el crecimiento económico, mejorando la seguridad de suministro de materias primas, favoreciendo a la economía local con la generación de oportunidades de empleo, ahorrando costos de fabricación para las organizaciones y con ello beneficiando a los consumidores en la adquisición de productos, entre otros.


Más del 90 por ciento de los materiales se desperdician o no están disponibles para su reutillización durante años.

De acuerdo con datos del Circularity Gap Report 2023¹, una economía circular global podría permitirnos satisfacer las necesidades de las personas con sólo el 70% de los materiales que hoy por hoy extraemos y utilizamos, lo que devolvería la actividad humana a los límites planetarios seguros, lo cual es importantísimo ya que actualmente se han superado cinco de los nueve límites, que miden la salud ambiental en la tierra, agua y aire. Se ha reducido la circularidad global, del 9.1% en 2018 al 8.6% en 2020 y ahora en 2023 al 7.2%, debido a la creciente extracción de materiales vírgenes, es decir, más del 90% de los materiales se desperdician o no están disponibles para su reutilización durante años.


Al adoptar la economía circular se favorece la creación de nuevos modelos de negocio, ya que, se apuesta por la reparación de productos o su reinserción en el proceso productivo, el consumo colaborativo y la recuperación de residuos; adicionalmente se crean importantes ventajas económicas y de competitividad, mayor rentabilidad de productos y procesos, eficiencia y productividad, ahorros visibles en costos de materias primas e incremento de la innovación tecnológica.

 

¿Cuál es la brecha en Latinoamérica?

América Latina y el Caribe es una región con gran abundancia de recursos naturales, de acuerdo con The Circularity Gap Report América Latina y el Caribe 2023, América Latina y el Caribe proporciona más del 11% de las materias primas del mundo, a pesar de representar tan solo el 8.3% de la población mundial. Sectores como la agricultura y la minería contribuyen en gran medida a la economía de la región, no obstante, generan desequilibrios socioecológicos importantes, siendo las principales causas de deforestación, degradación de la tierra, la pérdida de biodiversidad (disminución del 94% desde 1975), generación de residuos y contaminación, dejando una huella ecológica significativa.


Aunque con un creciente enfoque en torno a la sostenibilidad con iniciativas y programas establecidos, América Latina aún enfrenta desafíos en la implementación de un modelo económico circular, con grandes barreras como la falta de infraestructura adecuada para la gestión de residuos, la escasez de incentivos económicos y la necesidad de sensibilización a la sociedad.


De acuerdo con este reporte, de los 33 países que componen la región, la disponibilidad y calidad de los datos existentes para medir la circularidad varía enormemente, falta una estandarización entre países, ya que en la mayoría de los casos analizados, los sistemas y metodologías de recopilación de datos se encuentran fragmentados, por ende tampoco se ha realizado un seguimiento y elaboración de informes consistentes sobre la circularidad, por lo tanto, es complicado contar con un estatus de la situación actual, del uso de recursos, sectores de intervención prioritarios y diseño de políticas e iniciativas eficaces.


Apostar por mejorar la recopilación y análisis de datos, inversión de capacidades técnicas de los responsables y gestión adecuada de los residuos en la región podría ayudar a aumentar la eficiencia de iniciativas de circularidad, puesto que según Circle Economy Foundation, se estima que aproximadamente dos tercios del total de residuos generados no se contabilizan o no son declarados en las estadísticas oficiales.

Este interesante reporte plantea que en la transición hacia una economía circular en la región podrían crearse hasta 8.8 millones de nuevos empleos formales en sectores clave como la agroalimentación, movilidad, gestión de residuos y construcción, no obstante será indispensable priorizar las implicaciones socioeconómicas, establecer políticas que promuevan beneficios para la sociedad y reconfigurar los incentivos fiscales para impulsar iniciativas de la economía circular, reduciendo la huella material y de carbono.


Casos de éxito: Nestlé y Bimbo promoviendo iniciativas circulares

En los últimos años, algunas organizaciones han implementado iniciativas y programas que promueven la economía circular, por ejemplo, en el año 2021, Nestlé México se convirtió en la primera organización en el país en neutralizar la totalidad del plástico equivalente de sus residuos post consumo, ya que todas las materias primas utilizadas en el proceso de envase y embalaje de sus productos está preparado para entrar a una cadena de reciclaje.


En el mes de mayo del presente año, Nestlé en colaboración con Greenback y Enval, inauguraron la primera planta de reciclaje químico en México la cual procesa plásticos flexibles para convertirlos en aceite pirolítico, este elemento funciona para lograr la circularidad de empaques plásticos grado alimenticio. Se espera que con este proyecto se permita la circularidad de hasta 3,000 toneladas de empaques plásticos flexibles en el primer año, con el objetivo de lograr el reciclaje de miles de toneladas de plástico que actualmente terminan en los vertederos.


Por otro lado, Bimbo tiene como meta al 2025 que el 100% de sus empaques sean reciclables, biodegradables o compostables, y para el 2030, la totalidad de sus empaques se encontrarán soportados en acciones que promuevan la circularidad y reducción de desperdicios a lo largo de su cadena de valor. De acuerdo con la organización actualmente el 91% del material de empaque es reciclable y se continúan incorporando nuevas formas de sustituir los materiales restantes que aún no son reciclables, se espera alcanzar el 94% para finales del 2023.



plastico

La innovación juega un papel importante detrás de este hallazgo, para lograr una reducción de cientos de toneladas de plástico virgen, disminuir las dimensiones y el tamaño de los empaques, establecer programas y continuar con alianzas que impulsen un post consumo responsable, reduzcan el impacto ambiental, promuevan el reciclaje e impulsen un manejo correcto de residuos, como: ECOCE (México), Canada Plastics Pact -CPP- (Canadá), Terracycle (Estados Unidos), entre otras.


Lecciones aprendidas

El estilo de vida y los hábitos de consumo actuales de la sociedad son insostenibles, resulta inminente realizar una transición hacia energías y materiales renovables, repensar y transformar nuestro sistema, administrando nuestros recursos de manera sostenible sin rebasar los límites de capacidad de nuestro planeta. Nuestro modelo económico actual amenaza la supervivencia de especies, contamina indiscriminadamente el suelo y el agua, y aumenta peligrosamente el calentamiento global.


Debemos accionar de inmediato y utilizar a la economía circular como una herramienta estratégica para el desarrollo sostenible, e incorporar buenas prácticas a lo largo de todo el proceso productivo y acciones diarias, como reducir, reciclar, reparar, rediseñar, reutilizar y recuperar, respetando y protegiendo a la naturaleza y a las necesidades de las generaciones futuras. Apostar por la inversión en tecnología y la colaboración público-privada son esenciales para superar dichos obstáculos e impulsar proyectos con una orientación más circular en la región.

 

¹. El objetivo de este informe es cuantificar el estado circular actual global, identificando soluciones circulares dentro de sistemas clave que se basan en las necesidades de la sociedad. Demuestra el poder que puede tener una economía circular para revertir el exceso en múltiples límites planetarios e ilustra qué soluciones circulares son las más adecuadas para los diferentes perfiles de países, en función de las diferencias económicas, sociales y ambientales.


Referencias

Circularity Gap Initiative. (2023). The Circularity Gap Report 2023.

Ellen Macarthur Foundation. (s.f). ¿Qué es una economía circular?.

La Fundación para la Economía Circular. (s.f). Economía Circular.


Comentários


bottom of page