Image by Ramón Salinero

Mantente a la vanguardia sobre tendencias, desafíos e ideas

disruptivas para un futuro sostenible

El uso sostenible de los océanos, la clave para un futuro bajo en carbono.



Un estudio presentado en la Cumbre sobre la Acción Climática ha destacado que: El océano podría reducir hasta un 21% la huella de carbono mundial de aquí a 2050 si se apuesta por proteger sus ecosistemas o por las energías renovables en él.


La salud del océano está íntimamente ligada a nuestra salud; y este es un ecosistema que podría dar una solución a la humanidad, es momento de preocuparnos más por este maravilloso planeta y todo lo que lo compone. Como cada año, desde 2008 este día se celebra el día mundial de los océanos.


El 80% de toda la contaminación en los mares y océanos proviene de actividades realizadas en tierra.

Ante esta celebración la directora general de la UNESCO mencionó lo siguiente: "En los albores del Decenio de las Naciones Unidas de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible, tenemos la responsabilidad de aprovechar este momento. Aprovechemos primero este momento para aprender a conocer mejor esas profundidades. Aprovechemos después este momento para dar rienda suelta a la imaginación y la innovación que necesitamos para hacer frente a esta preocupante situación. Por ello, hemos elegido la innovación como tema de las celebraciones de este Día Internacional." -Audrey Azoulay.


Los océanos, que cubren alrededor del 70% de la superficie de la Tierra, juegan un papel vital en la regulación de nuestro clima. Evitan que las temperaturas se calienten o enfríen demasiado, y su agua se evapora, generando un vapor que puede viajar grandes distancias antes de caer como lluvia. Al absorber el calor, los océanos también son un amortiguador contra el calentamiento global; más del 90% del calentamiento que ha ocurrido en la Tierra en los últimos 50 años ha ocurrido en el océano. Pero el calor adicional está haciendo que el agua del océano se expanda, provocando el aumento del nivel del mar y amenazando a las comunidades costeras de todo el mundo; más de 3,5 millones de seres humanos dependen del océano como principal fuente de alimento. Este es un dato sobre el mar que explica por qué su preservación es fundamental para la economía de muchos países.


Las empresas juegan un rol clave en este sentido, tienen la responsabilidad compartida, junto con los gobiernos y la sociedad civil, de adoptar las medidas necesarias para garantizar la salud de los océanos, asegurar un océano sostenible no sólo es necesario para que las empresas con operaciones relacionadas con el océano continúen operando a largo plazo, la innovación y la inversión en nuevas soluciones oceánicas también ofrece importantes oportunidades para las empresas y el crecimiento económico global, por ejemplo, creando nuevos productos, servicios y modelos de negocio que eviten impactos negativos sobre los ecosistemas oceánicos y contribuyendo a su restauración.


5 acciones prioritarias de las empresas para el cuidado del océano:


1. Acceso y trazabilidad de los alimentos del mar.

2. Producir soluciones de bajas emisiones para el transporte marítimo mundial.

3. Impulsar la electricidad oceánica como energía limpia y asequible.

4. Aumentar la investigación del océano.

5. Mejorar la salud de los océanos, evitando que la contaminación y los desechos entren en el océano.


Las empresas tienen un papel clave que desempeñar y una gran responsabilidad para adoptar prácticas que «cierren el círculo» y promuevan una economía circular. Al reducir su huella ambiental y el uso de plásticos en la producción, y al abordar la gestión de residuos en sus industrias, las empresas pueden apoyar la sostenibilidad del océano.


Los océanos representan el gran pulmón del mundo, ya que de ellos obtenemos el oxígeno, y en su ciclo natural se da un proceso de filtración y purificación del aire.